La Gelatina en la industria farmacéutica

Gelatina – una materia prima importante para la industria farmacéutica

La versatilidad de la gelatina se demuestra en la gran cantidad de aplicaciones que tiene dentro de la industria farmacéutica: es una importante materia prima para la producción de cápsulas blandas y duras, comprimidos y tabletas efervescentes. Los fabricantes de estos productos valoran las propiedades únicas de la gelatina como adhesivo, gel y formador de películas. Los medicamentos orales, y los suplementos dietéticos en concreto, pueden encontrarse a menudo en cápsulas o comprimidos que contienen gelatina, ya que de esta manera están protegidas de la luz, humedad y oxigeno. Las cápsulas, comprimidos y tabletas de gelatina se conservan por mucho más tiempo. Los consumidores además se benefician de la dosis exacta y de la facilidad para tragar las cápsulas y pastillas recubiertas de gelatina. Por último, pero no por ello menos importante, la gelatina apenas tiene potencial alergénico y al ser un producto natural, es tolerada por todos los organismos.

Cápsulas duras de gelatina – El clásico

Las cápsulas duras se elaboran con su característica forma de cilindro desde el año 1897. La cápsula típica consiste entre un 80 y 85 por ciento de gelatina y un 10 y 15 por ciento de agua. También pueden contener otros ingredientes como los colorantes.

Las cápsulas duras se emplean tradicionalmente con medicinas en polvo y granuladas. Sin embargo, gracias a las modernas técnicas de producción es también posible rellenarlas con líquidos y pastas. El proceso de elaboración tiene dos partes: la primera, las dos mitades vacías de la cápsula – conocidas como cuerpo y cabeza- se producen y se encajan. Después, cuando llegan al productor farmacéutico, son abiertas de nuevo, rellenadas y selladas firmemente otra vez.

Las cápsulas duras son resistentes y elásticas. Pueden utilizarse colorantes especiales aprobados para las aplicaciones farmacéuticas para darles uno o dos colores diferentes. Esta coloración no sólo ayuda al consumidor a diferencial entre diferentes medicinas, también puede dar protección adicional a los ingredientes sensibles a la luz dentro de la cápsula. Las cápsulas de gelatina también dan una protección efectiva frente a otras influencias ambientales como el oxígeno y la humedad, que pueden atenuar o alterar los efectos de los compuestos activos. Las cápsulas se disuelven y despliegan sus compuestos activos sólo al llegar al tracto intestinal.

Además, las cápsulas duras evitan cambios en la composición de los principios y aseguran que se mantienen por mucho tiempo- al igual que, por supuesto, las cápsulas blandas. Casi el 90 por ciento de toda la gelatina farmacéutica se emplea en la producción de cápsulas blandas y duras.

Cápsulas blandas – no solo para la industria farmacéutica

Al contrario que las cápsulas duras, las cápsulas blandas, con la forma convexa, se producen en piezas individuales, con las paredes de la cápsula menos gruesas. Son más suaves y flexibles y se llenan normalmente con ingredientes activos en forma de aceite o pasta. La elaboración y relleno de las cápsulas tiene lugar en un único paso productivo. Al igual que las cápsulas duras, proporcionan protección a los principios sensibles a la luz y al oxígeno.

Las cápsulas blandas permiten a los fabricantes dosificar con precisión sustancias líquidas como vitaminas basadas en los aceites. Utilizando formulaciones basadas en el aceite, es posible combinar muchos ingredientes activos en una única cápsula. Al igual que las cápsula duras, las blandas no tienen sabor ni olor, y gracias a su suave superficie son fáciles de tragar.

Las cápsulas blandas pueden elaborarse en una gran variedad de formas y colores y por esto motivo son muy populares como medio para introducir los productos cosméticos, por ejemplo en perlas de baño. También pueden ser empleadas para cremas, pomadas y aceites para la piel. En este formato las cápsulas blandas también ofrecen protección a los principios sensibles a la luz y al oxígeno y pueden ser elaboradas con las formas que agraden tanto al productor como a  los consumidores.

Pastillas bañadas de gelatina – un placer garantizado

Las pastillas pueden bañarse en gelatina a través de un proceso de inmersión. Los beneficios especiales del baño de gelatina – por ejemplo protección contra la luz y el oxígeno- empiezan a tener efecto desde el momento en que se producen estos comprimidos. La cubierta de gelatina también ayuda a que las pastillas se mantengan duras y robustas y ofrecen toda una serie de ventajas: los comprimidos pueden ser coloreados o pintados para una mejor identificación, por ejemplo, y la suave superficie es fácil de ingerir. Además, si algún otro ingrediente tiene un sabor u olor indeseable, éste permanece oculto bajo el baño protector de gelatina.

Tabletas efervescentes y más

Varios tipos de gelatina farmacéutica y colágeno hidrolizado pueden ser utilizados como agentes de secado y mezcla en la producción de cápsulas de vitaminas efervescentes y otros productos en polvo, solubles al agua. Por ejemplo, es posible incorporar pequeñas gotas de vitaminas solubles al aceite en una solución de gelatina acuosa. Dado que las vitaminas están rodeadas de gelatina, están protegidas por un efecto de larga duración contra la luz, oxígeno y la humedad, todos los cuales puede potencialmente alterar o reducir la efectividad del medicamento.

Se pueden utilizar procesos especiales de secados para crear un polvo que pueda disolverse en líquidos calientes y fríos. Al mismo tiempo, el polvo puede ser compactado en formas sólidas con una gran estabilidad, como las tabletas efervescentes.

OTRAS LECTURAS

La gelatina

El colágeno hidrolizado

Recetas

Quiénes somos

Preguntas frecuentes

Enlaces

Más información