Batido de frutas mixtas

Valores nutricionales por vaso (aproximadamente):

Pin it

Ingredientes para 4 vasos:

  • ½ melón maduro chino o cantalupo (aproximadamente 500 g)
  • 200 g de fresas
  • 1 nectarina
  • 150 g de albaricoques
  • 3 cucharada de azúcar moreno
  • 6 cucharadas de zumo de lima
  • 12 cubitos de hielo
  • 4 cucharadas (10 g cada una) de péptido de colágeno

Preparación:

 

  1. Cortar el melón en secciones, retirando las pepitas y la corteza, trocearlo luego en pequeños dados. Limpiar, lavar y cortar las fresas a la mitad.
  2. Cortar una X en la nectarina y en los albaricoques, sumergir brevemente estas frutas en agua hirviendo y aclarar en agua fría. Luego quitar la piel, cortar la fruta a la mitad y quitar la pepita. Cortar la fruta en dados.
  3. Colocar toda la fruta preparada, el azúcar, el zumo de lima y los cubitos de hielo picados gruesos, en una batidora y hacer puré.
  4. Verter la mezcla batida en 4 vasos, espolvoreando 1 cucharada de péptido de colágeno en cada vaso.

Consejo: Decorar al gusto con citronela o una brocheta de frutas, batir 150 g de yogur cremoso y salsear sobre el batido, espolvorear con rodajas de almendras tostadas.

Puedes variar las frutas a gusto, dependiendo de lo que tengas en casa. Prueba diferentes combinaciones y ¡descubre tus favoritas! 


Ahí se encuentran más informaciones para cocinar y cocer con gelatina.

Nutrition per glass approx.:

  • Calorías: 166
  • Julios: 698
  • Proteínas: 10,4 g
  • Grasas: 0,6 g
  • Carbohidratos: 27,7 g

Delicias saludables en la lucha contra el desperdicio de alimentos

El desperdicio de alimentos se ha convertido en un foco de atención de la política y la opinión pública. A continuación discutiremos cuáles son las principales causas del desperdicio de alimentos, así como qué podemos hacer cada uno de nosotros para evitarlo.

Sólo en la Unión Europea, 90 millones de toneladas de alimentos terminan cada año en la basura. Se estima que en todo el mundo, aproximadamente un tercio de todos los productos alimenticios producidos para el consumo se tiran a la basura. Mientras que en los países en desarrollo más del 40 por ciento de la pérdida de alimentos ocurre durante la cosecha y el procesamiento, en las naciones industrializadas, sucede más a nivel de minoristas y consumidores.

La Comisión Europea ya está trabajando junto a varias partes interesadas, expertos y estados miembros para encontrar soluciones que permitan evitar y prevenir las pérdidas y el desperdicio a lo largo de toda la cadena de suministro de alimentos. El proyecto en cuestión se denomina "FUSIONS". El nombre significa (según sus siglas en inglés) “Optimización del Uso de Alimentos para la Innovación Social mediante Estrategias de Prevención del Desperdicio”. El propio nombre indica también muchos aspectos que deben ser armonizados en este área. El proyecto ha reunido a 21 socios de 13 países diferentes con el objetivo de desarrollar directrices uniformes para ayudar a reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos sin comprometer la seguridad alimentaria.

¿Cómo es que se desperdician tantos alimentos? Las razones son diversas y específicas del sector, dependiendo de qué parte de la cadena de suministro (agricultores, industria alimentaria, minoristas, proveedores y restauradores o consumidores) se considere. Como consumidores tenemos un papel importante que desempeñar porque aún hay muchas cosas que cada uno de nosotros podemos hacer para utilizar estos recursos de forma más consciente e incluso ahorrar dinero en el proceso. Preparar un buen plan de menús y la lista de la compra; esto es fundamental para evitar comprar demasiados alimentos frescos que al final no se van a utilizar. También es importante conocer la diferencia entre las fechas de “caducidad” y “consumo preferente”: mientras que los alimentos no deben consumirse tras su “fecha de caducidad”, este no es siempre el caso para la “fecha de consumo preferente”. En la mayoría de los casos, nuestra vista, olfato y paladar ofrecen un veredicto fiable. Las sobras de una comida pueden normalmente recalentarse una vez más o incluso usarse como base para otro plato: los restos de verduras pueden convertirse en sopas, frituras de verdura y salsas. La fruta demasiado madura, por otra parte, puede mezclarse para crear exquisitos batidos de frutas, que pueden hacerse deliciosamente cremosos sin acumular calorías adicionales añadiendo péptido de colágeno.