Jugar seguro en términos de calidad y producción

La gelatina siempre ha sido un alimento saludable y seguro y los fabricantes europeos de gelatina han apostado siempre por la gelatina de la máxima calidad. Esto es evidente por la cuidadosa selección de materias primas de calidad, así como por el proceso de fabricación de varias etapas. Los requisitos de calidad para este procedimiento están establecidos en las normativas nacionales e internacionales – desde la identificación de qué partes de los animales se pueden utilizar como materia prima, a los parámetros físicos del procesado hasta llegar al producto final-.

En 1999, en respuesta a la crisis E.E.B. (encefalopatía espongiforme bovina) extendida por toda Europa, la Comisión Europea estableció normas más estrictas para la fabricación, venta y pureza de las gelatinas comestibles y farmacéuticas. No obstante, mucho antes de que esas medidas fuesen requisito legal, las empresas asociadas a GME (fabricantes europeos de gelatina) ya habían implementado esos criterios de la Unión Europea. La gelatina es un alimento que pasa por exámenes muy minuciosos en cuanto a su seguridad, en especial teniendo en cuenta la E.E.B. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión Europea para la Protección de la Salud y del Consumidor han confirmado la seguridad de la gelatina basándose en resultados de investigaciones internacionales.

Materias primas de primera calidad

La mayoría de la gelatina se elabora con piel de cerdo, aunque pueden utilizarse también otras materias primas como piel de reses y huesos de ganado porcino y bovino. Las materias primas utilizadas en la fabricación de la gelatina proceden de mataderos registrados en los que todos los animales son examinados por un veterinario. Además, todos los mataderos europeos realizan pruebas de E.E.B. en las reses mayores de 30 meses.

No obstante, ninguno de los exámenes científicos ha detectado nunca signos de una infección de E.E.B. 

La carne de los animales se lleva a las carnicerías, mientras que la piel y los huesos se utilizan para fabricar gelatina. Los procedimientos convencionales aprobados para el sacrificio y control garantizan que las materias primas utilizadas para la gelatina proceden solo de animales cuya carne es apta para el consumo humano. Las materias primas se seleccionan conforme a las disposiciones legales.

La legislación europea cubre todas las etapas de la producción de gelatina, desde la selección de las materias primas hasta la entrega del producto final. Esto significa que todas las materias primas están sujetas a continuos y rigurosos controles de seguridad y origen. La gelatina farmacéutica debe cumplir con los estrictos requisitos de la farmacopea oficial. La gelatina comestible debe cumplir con esos mismos requisitos y está sujeta además a la legislación alimentaria. La industria de la gelatina es así uno de los sectores mejor estructurados y controlados en toda Europa.

Para garantizar la total seguridad y trazabilidad sin interrupciones de la gelatina y de los péptidos de colágeno fabricados para la industria alimentaria y farmacéutica, se cumple con una rigurosa normativa y también se realizan numerosos controles. Las inspecciones habituales a cargo de las autoridades relevantes y un seguimiento constante de todo el proceso de producción garantizan que se ofrezca al consumidor final la mejor calidad y máxima seguridad.

""
  • Seguros, naturales y saludables: confirmado a través de controles intensos

    Las materias primas utilizadas en el proceso de producción de gelatina son productos derivados de la industria cárnica y proceden de mataderos registrados en los que los animales son examinados por un veterinario certificado antes y después de sacrificarlos.

  • Procesos de control y aprobación

    Los procedimientos convencionales de sacrificio, control y aprobación garantizan que las materias primas utilizadas para elaborar gelatina proceden solo de animales declarados aptos para el consumo humano. Las materias primas se seleccionan conforme a las disposiones legales.

  • Comprobaciones continuas y rigurosas

    Todas las materias primas son sometidas a comprobaciones continuas y rigurosas de su procedencia y seguridad . La gelatina comestible debe cumplir las exigencias del Reglamento de higiene alimentaria (CE) nº 853/2004 y además está sujeta a las reglamentaciones alimentarias europeas. La gelatina farmaceútica, además de estas exigencias debe cumplir también los estrictos requisitos de la farmacopea. La industria de la gelatina es uno de los sectores industriales mejor estructurado y controlado en toda Europa.

  • Inspecciones regulares

    Una supervisión constante de todo el proceso de producción e inspecciones regulares por parte de las autoridades relevantes garantizan que al consumidor se le ofrezca siempre gelatina de la mejor calidad y con la máxima seguridad.

El reglamento (EC) No. 853/2004 establece las condiciones generales para la producción de gelatina comestible y péptidos de colágeno. Contempla todos los aspectos, desde las materias primas hasta la forma de entrega del producto final: origen, transporte y almacenaje de materias primas, condiciones de fabricación, requisitos químicos para la gelatina y los péptidos de colágeno, así como envasado, almacenaje y transporte.

Pueden utilizarse solamente materias primas de animales que son aptos para el consumo humano y que han sido aprobados por las respectivas autoridades veterinarias; debe estar disponible la documentación completa sobre su origen.

Los requisitos microbiológicos para la gelatina y los péptidos de colágeno están definidos por el Reglamento (EC) No. 2073/2005.

Esta legislación establece un marco muy claro para la producción de gelatina y péptidos de colágeno de la más alta calidad.

Se aplican requisitos adicionales para la gelatina que se utiliza para fines farmacéuticos; éstos se establecen en normativas específicas. Así, la gelatina farmacéutica y los péptidos de colágeno deben cumplir no solamente con los requisitos vigentes para la gelatina y el los péptidos de colágeno comestibles, sino también con las disposiciones para los medicamentos conforme a la Directiva 2001/83/EC.

Además, la gelatina y los péptidos de colágeno producidos para la industria farmacéutica a partir de materias primas de origen bovino, deben estar certificados para el mercado europeo por la EDQM (Dirección Europea para la Calidad del Medicamento y el Cuidado de la Salud) de conformidad con la Nota Explicativa de la Agencia Europea del Medicamento (EMA/410/01 Rev. 3). La certificación se emite solamente si el fabricante de gelatina ha cumplimentado toda la documentación relativa a materias primas y al proceso de fabricación, y una vez que dicha documentación ha sido revisada y aprobada por la EDQM.

La Farmacopea Europea contiene requisitos específicos adicionales para la producción de gelatina y péptidos de colágeno para uso farmacéutico, así como para las características de calidad física, química y microbiológica del producto final.